Datos personales

Mi foto
Soñadora, risueña, entusiasta temporal, de apariencia seria con trasfondo lleno de locura, luchadora inmediata, nerviosa pero con capacidad de mantener la compostura, generalmente observadora, presumida y llena de creatividad, existen momentos en los que el temor me hace retroceder en mis miles de pensamientos incandescentes pero siempre soy capaz de levantarme.

jueves, 31 de octubre de 2013

POR ESTE IDEAL IDIOTA

No es acaso el silencio eterno
y a la vez tan concurrido,
no es acaso la mente
la que desea que no esté,
porque no es capaz de olvidar el abismo.
 
No será falta de espíritu independiente,
para olvidar la presencia.
 
Descubre pues tu sed de ansia
y báñate en ella,
una y otra vez.
Aunque el frío pese,
aunque el frío queme,
aunque no haya sombra,
lánzate a la aventura,
de tú,
dónde tus siete o más almas,
todas propias,
creen debate,
en la ignorancia de la historia.

lunes, 28 de octubre de 2013

CAMINA

Tú, que me salvas de la vida,
que me llevas a la muerte,
confesor imperdonable de mis pecados.
 
Que me concedes a días,
cual vis a vis un espacio en tu cárcel maldita,
que en voces de otros, suenan mejor,
al llegar a mí, las penas.
 
Profeta silencioso de las almas,
inmortales, dubitativas,
dame alas en las raíces forjadas.
Camina errante en la ventura
o desventura del suceso,
pero camina, con risa eterna,
en el frío invierno y las bélicas quimeras.
 
¡Camina! dije;
Tú, que me salvas de la vida,
que me llevas a la muerte,
confesor imperdonable de mis pecados.

jueves, 26 de septiembre de 2013

MASHJÚDEA

He hablado con las manchas,
la materia me ha arropado,
he respirado su aniquilador perfume
y me ha dicho:
que me desprenda de los recuerdos,
 
que la tela que me arropa no abriga y en ella,
están las heridas cicatrizando,
ocultando los delirios que provoca la soledad.
 
Me ha dicho también:
que me desprenda de la sinéresis
y pretenda a la sinalefa.
 
La incapacidad de la unión,
da buenos resultados,
lo que transgrede el sentir de territorio.

EL CASTILLO DE DELSO

Cuatro jóvenes decidieron embarcarse en la aventura del llamado castillo de Delso.
Ingrid, Rehné, Rilke y Ruth, se atenían a la frase de ¿qué es lo peor que puede ocurrir?

Un camino empedrado, un bosque a oscuras, el vigilante del castillo prohibiendo la entrada, no encontrar el camino de regreso. Nada de eso importaba, se lanzaron al viaje provistos de planos pero sin expectativas de lo que allí podía ocurrir, tan solo la intriga nerviosa por conquistar nuevos territorios.
Rilke : ¿Qué ocurrió en el castillo de Delso? (Pregunto este a Ingrid) y esta comenzó a divagar en sus pensamientos.

- La nocturnidad de la noche, le dijo ella; los susurros de los pájaros, el mar calmado haciendo el amor suavemente con las piedras , rompiendo en cada orgasmo al danzar con ellas; el retraimiento de éste por dejarle espacio y la no propiedad de un higo maduro en un árbol.

Costras en los pies del azaroso camino, el silencio del metal trabajo por los hombres, los gritos mudos del dolor y el frío y de nuevo; la nocturnidad de la noche -

Cuando quisieron darse cuenta, ya estaban en las puertas del castillo, una de ellas abierta, estrafalarios objetos colgantes en las puertas y rostros caracterizados con sentimientos de desidia, ansia; castigados con armas que iban más allá de la violencia, cabezas casi acéfalas sufriendo por la no-vida.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

SUCCUMBERE

El éxtasis en la mañana,
los versos en las imágenes,
enfrentarse a la ducha de agua fría,
poemas en las estanterías
que han de llegar a mi,
como la contemplación
de las insignificantes cosas,
como la observación perenne
de las mismas,
como el sensitivo olor, buscado,
como anochece y amanece el día.

viernes, 6 de septiembre de 2013

SIN TEMOR NO HAY VALENTÍA

Me deleitas con fuegos en la noche,
¡Oh! Altea mía, patria de todos los que acoges
y a los que das cobijo,
muéstrame todo cuanto puedes ofrecerme.

Dame las buenas noches
y haz de mis sueños
territorios de conquistas y hallazgos
más allá de la falsa soledad de tus calles,
dame todo lo que puedas darme
y bendice mis amaneceres y nocturnas veladas.

Eres tú mis ilusiones,
mis virtudes y alboradas.
¡Oh! Altea muéstrame lo que puedes darme.

jueves, 5 de septiembre de 2013

HISTORIA DE UN ÁRBOL

Me siento, lo observo, me deshago de todo cuanto le rodea, me adentro en el con la mirada, no lo comparo con lo demás; solo lo miro a él. Tiene muchas cosas que decirme, pongo a un lado los pensamientos de si alguna vez alguien lo ha mirado como yo, si alguien le ha preguntado como se encuentra, si se siente solo o desprotegido, continúo observándolo y le pregunto, puedo escucharlo, es pequeño pero tiene muchos años, aunque no quiere contarme nada de su edad realmente, quiere que continúe preguntándole, quiere que le cuente que he sentido al verlo por primera vez, por qué de todos le he escogido, quiere que le vaya viendo por partes, en diferentes días, a diferentes, a diferentes horas, quiere que me pregunte cómo ha llegado hasta aquí, si acaso mi percepción lo encuentra robusto o frágil, si confío, si logro hallar sus virtudes, no quiere que le cuente sus ramas, no quiere que le ponga nombre, no quiere que descubra su pasado sino, que me adentre en sus cambios, en el aquí y el ahora, quiere que le diga que puedo ver más allá de su primera, segunda y tercera silueta producida por el primer instante, quiere que lo escuche, que olvide lo que otros puedan pensar al compararse con él, quiere transmitirme que no lo veré igual tras agachar la vista y volver a levantarme.

SANARE

Yo que te he odiado y he hecho prejuicios sobre ti todo este tiempo,
Tú que en silencio me escuchas y continúas aceptándome en tus brazos,
Yo que no era capaz de llegar a ti,
Tú que permanecías constante,
Yo que te juzgaba,
Tú que me regalabas y me sigues entregando tus días,
Yo que no he sabido verlo,
Tú que me ofrecías tu espacio y morada,
Yo que ignoraba tus razones,
Tú que me salvas,
Yo que no atendía a razones,
Tú que no das espera ni de mi esperas nada,
Yo que comienzo a observarte,
Tú que no te inmutas y atiendes mis logros, violencias y odios,
Yo que propósitos no tengo y dejo que el agua siga su cauce,
Tú que me ofreces no lastimarme,
Yo que no gozo ni busco pasiones,
Tú te conformas solo con guardarme,
Yo que ahora te valoro,
Tú que me muestras que tengo delante,
Yo que abriendo nuevos ojos consigo encontrarte,
Tú me deseas estancia agradable,
Tú me despiertas en sueños,
Tú tranquilizas mi sed de agobiarme,
Tú que eres pasado, presente y futuro, 
te muestras sin tiempo y me arropas,
me enseñas lo que hay por delante.

lunes, 2 de septiembre de 2013

LA ALTURA

La gratitud se presta frente a la dolencia de lo inciertamente desconocido,
el vacío de las almas que vivieron en un lugar donde la cima no era sino,
el anhelo corrompido por una costumbre mensual,
tres se observaban en la lejanía,
sentimiento desconcertante y abrumador de realizar lo prohibido.
Lucha incesante por la necesidad -y se olvidaron como se olvidan todas las cosas-

miércoles, 21 de agosto de 2013

Me perdí dentro de la casa.


Los patos son abandonados en el parque municipal y las cortinas y el viento, 
tiraron la maqueta del castillo construido con varillas de madera.

Había que pasar el río,
para llegar a la terraza propia,
donde había un olor desagradable;
mientras ella,
con el retrato de su fiel compañía enmarcado,
disfrutaba de vistas a la orilla del puerto,
en el territorio que me había usurpado.
Me perdí dentro de la casa.



jueves, 15 de agosto de 2013

DANZA MACABRA

Danzó en el comedor con mis pies,
agarrados a su cintura,
podía sentir todavía su presencia,
como una danza macabra,
en la que solo los espíritus,
son visibles,
en un presente atemporal.

La tormenta apretaba y en el recuerdo,
con la muerte por bandera,
él continuaba sentado en aquella silla,
animando a lo que para él era vida.

Desvirtuada por la melodía,
la independencia de dos seres incautos.

Era víctima,
del sublime placer desgarrador,
provocado por el ego que allí existía.

Uno al otro,
se dieron placer independiente de la convivencia,
hasta llegar a la más placentera derrota,
donde las manos ya no eran protagonistas.

martes, 13 de agosto de 2013

PERSPECTIVA X

Techo que guardas mi lecho,
con vista de tierra a cielo,
decrépito cuerpo que se halla enfermo.
Con ojos cerrados susurras palabras en el silencio.
Me detengo en el acantilado,
donde los guijarros se deslizan por el talud,
mientras el atardecer se retira.
Las nubes desempeñan su oficio y comienzo a sentir mojarme,
el frescor de una gota, dos, que se convierte en un diluvio,
el viento acompaña a la lluvia, siento ahogarme.
Trato de buscar un refugio, pero se convierten en ilusiones visuales,
que desaparecen cuando creo haber llegado.
De pronto, la lluvia frena, el viento se va dispersando,
me senté en un banco mirando al puerto y analizando el diluvio,
me di cuenta que no escuche bien lo que me querían decir las piedras.

martes, 6 de agosto de 2013

PERSPECTIVA VII


"Hoy Paco me ayudará a no olvidar mis verdaderas inquietudes y Virginia a no olvidar que bajo las paredes de un cuarto propio todo es más fácil; Gober me recuerda que mi sombra siempre me acompaña y lo cierto es, que el mundo de las sombras es un increíble avance que el hombre se olvida de valorar día a día, pues detrás de una sombra, siempre hay una luz focalizando el objetivo. Una mano y unos ojos como dijo Bataille son lo más importante de nuestro espíritu, lo cual nos mantiene vivos recordando que gracias a Rilke cada palabra que escribo es una necesidad".

martes, 16 de julio de 2013

PERSPECTIVA I

El sol cae con la intensidad del mes de Julio, sincero y agresivo sobre el banco en el que me encuentro; desde aquí puedo escuchar las campanas de la iglesia que prevén que están a punto de dar las ocho de la tarde, las palomas con sus alas de colores sobrevuelan el pueblo, sale humo de la chimenea y yo solo trato de hallar lugares en la confusión de una vista aérea.

domingo, 9 de diciembre de 2012

La huida, la creación, el omnisciente.

El cordero solo quería salvarse,
la multitud ignoraba  el argumento,
la pulcritud era pésima.

El hielo craquelado era la cama de cada día;
La alfombra estaba en el sofá.
El alcohol corría.

Las ruinas estaban en obras.
Las cuerdas desafinadas se callaban
por las llagas al sonar.

La base era una madera húmeda y podrida;
Los quehaceres, tenían polvo.



Una línea desdibujada daba vueltas al foco,
una nube creaba neblina para ocultar su camino.

Una de ellas era natural, la otra; artificial.
pero . . . ¿Quién era quién? . . . si . . . ambas,
nacían de una mancha por las horas en un lugar.

Ninguna esperaba a la otra,
solo crecían juntas, cuando la mancha,
palpaba la soledad.



Artilugio metálico insolente,
encerrado en una esfera.
Una jaula de cristal.
Un rompecabezas desordenado.
Un vómito existencial.
Un dolor de pecho.
Un olor repugnante,
la boca; de la boca, mejor no hablar.

Promesas incumplidas,
sombras y fantasmas.
Mugre; Adviento ¿Qué es eso?

Sangre, quiero sangre.
Quiero lucha, quiero manos,
Quiero pies, quiero vísceras, vértebras.

No quiero aire, no quiero agua, quiero gas,
quiero fuego, quiero hielo, cerillas; cianuro.

Quiero agujas, quiero, quiero, quiero, quiero,
no quiero. Nada.
Eso es precisamente lo que quiero.
Quiero hablar, quiero intercambiar opiniones, visiones.
Quiero, no, no quiero olvidar.

Quiero, no, no quiero tachar, quiero aceptar,
quiero dejar, quiero vivir, quiero experiencias e ir muriendo,
poco a poco, sin rencores.

Quiero, no, no quiero, quizás hace mucho que perdí el sentido,
que perdí el sentido de las palabras.
Quizás hace mucho que por eso solo lleno páginas.
Pero lo único que impera, prevalece, es el vacío,
la audacia, quizás huir sea no querer encontrarme con el espejo,
que nunca llegué a conocer.

Quizás no quiera parar porque puede que este sea mi final.
Un mi que nunca termina y quiera evitar llorar.
Que no quiera sentir, que solo desee soledad.

Quizás una casa y un cuarto propio,
quizás ningún lugar,
quizás cuestión de abrir el gas.

martes, 23 de octubre de 2012

SILENCIO

Sosegado el viento,
entra en casa de Ítaca.
Tímido y a sus anchas,
se enaltece,
al poder mezclarse con los olores,
que el Alquimista ha estado preparando,
para Él.

Puede sentir el miedo y un calor,
que casi hierve;
parece que el acto va a comenzar.
Redoble de platillo.

Hoy,
no hay nada que esperar.

martes, 15 de mayo de 2012

Acotación de los hechos

Los profetas discriminan a los que esconden sus ideas,
predican su buena y claman a intereses,
mientras insultan con palabras que no mueren,
porque ellos no quieren matarlas.

Los profetas no hacen más que cantar e ir de acampada,
en ver de comprometerse con el compañero.

Se miran unos a otros,
construyendo así una fachada,
que no es más que una careta,
con el fin de no hacer nada.

domingo, 13 de mayo de 2012

POLVO FLUIDO. S1. 0512

El hervor de la sangre de mis venas,
salpica y burbujea más y más fuerte,
sudor frío impera y siente tenerte,
haciendo mis sueños tierras ajenas.

Creciendo sin pena ni gloria apenas,
escondiendo los pasos de la muerte,
incomprendido animal siendo inerte,
al no disponer de altruistas mecenas.

Prematura descomposición,
vigente se hace en los tobillos,
empolvando al ritmo de canción.

Volando para alcanzar los nudillos,
guía al puño cómo bala de cañón,
cuando pensando mira sus carrillos.

sábado, 5 de mayo de 2012

ESTRUCTURA I.

La luz brilla en la lejanía, su risa, su voz, guardando más de diez años las palabras que en cajita metálica sonaban sin parar, es llenar ese espacio que creía vacío, nunca cae, siempre es firme, la recuperé.
Continuará . . .

DES-ESTRUCTURA - I

Persistiendo en la agonía de la ingenua soledad, me planteo la añoranza de un hogar no tan lejano donde recostar mi ajeno cuerpo olvidando lo demás, noches sin dormir por las impacientes sensaciones que me llevan a la vida compartida bajo un techo donde no existe dios ni amo y no importa como sea, si no extraño las leyes que allí existen, tres personas y un regazo donde llorar, donde reír, donde ser insensible sin pecado.
El tren es el destino que me lleva de la mano, me acompaña y me valora aunque se hace muy pesado, no busco aparecer y rodearme de salidas sin sentido, solo pretendo encerrarme cuando el discurso es compasivo.
Nunca espero sus caricias, nunca espero sus abrazos pero exijo en voz callada que me sean demostrados; las manos no pueden siquiera acariciar el viento, la falta de voluntad lo hace frívolo y oscuro cuando en esta amarga soledad condicionada no demuestro lo que quiero, me entretengo con chorradas que no son beneficiosas, perjudican mi alianza con aquellos más cercanos que siguen en la distancia.
Me planteo nuevas metas, las retiro de inmediato porque la vida me lleva a un camino sin atajos,
decisiones importantes, dignas de los tripulantes, los que me dan tanto miedo al pensar en la profundidad y el horizonte además de los baches y surcos en la tierra que no veo ni percibo por ir con los ojos tapados.
Hace cosa de unos años el pañuelo que tapaba mis ojos era oscuro y completamente opaco, con los vicios y los años es de seda y me lo quito pero no puedo dejarlo.
Perdimos cadenas, sufrimos las penas, único culpable, yo, si, yo.
Indecisión constante, disciplinas no aprendidas, barcos a la deriva y caminos sin salidas, rutas sin rumbo fijo, matemáticas al azar, todo ha dependido de la culpa de dejarme llevar.
Socorrista de despojos, guarda dudas sin sentido, amarillo por las venas, dudas de lo que no has sido.
Suplicas en noches de cielo cerrado, no pretendes continuar lo que el mundo te ha dejado.
Sueña una vuelta de llave, chirrían las visagras al abrirse por completo la puerta y cruje la madera carcomida por las terminas, es una puerta a la que da miedo acercarse, es la salida por la que echaría a cualquiera con tres tiros en la nuca, degollados sean sus cuerpos para sacar la esencia antes de salir,
de nuevo dejo sus mierdas dentro, las trago siendo inconsciente de que he vuelto a hacerlo, quito sus ropas para que nadie pueda ver mi sangriento amanecer, pues es como un día cualquiera que pierdo al despertar haciendo una bola gigante que al final del día explota y al día siguiente vuelve a empezar.
Los defectos me los guardo para que las condenas no sean duras cuando descubran el asesinato, hoy los tiré por el sumidero, mañana deberé pensar otro lugar por donde esconderlos, donde las paredes leen y escuchan cada palabra que escribo.
Ya no hay días de gloria, no hay muestrarios en mi calendario, simplemente no hay nada.
Simplemente quizás no merezcamos existir.